viernes, noviembre 10, 2006

Buenos Aires

Tras una larguísimo viaje y unas trece horas de avión, llegamos anoche a Buenos Aires. Hemos cruzado por primera vez el ecuador en una avión abarrotado, en unos sillones estrechísimos y brindamos con el tintorro asqueroso que sirve Iberia. Las azafatas, las muy sargentas, han mantenido a raya a los pasajeros con un borderío digno de resaltar, las deben de entrenar en campos especiales para ser lo más desagradable posible y el resultado está muy conseguido. Gracias a la compañía de bandera española, ya se puede llegar al hemisferio austral como si fueras en autobús. Todo un logro. No importa, nos esperaba Buenos Aires con los brazos abiertos.
Estamos alojados en una pensión muy agradable, en pleno Palermo Viejo (Palermo Soho), un barrio bohemio, arbolado, tranquilo, algo excentrado y a pocas manzanas del metro. Por la noche, las terrazas se llenan, la gente pasea y los restaurantes sirven comida hasta la una o las dos de la madrugada. Aquí todo se monta con un gusto exquisito, cada bar, cada tienda tiene un diseño original, las luces están estudiadas y los porteños se sientan a tomar sus vinos y se ponen a hablar y hablar... Uno se pierde por las aceras y uno no sabe ya si está en París, Lisboa, el Trastevere o Greenwich Village. La ciudad tiene un olor muy especial, a parrilla, a carne, a carbón, a flores, a gasolina, a humedad. No es nada desagradable, es el aroma de la ciudad y te acompaña en cada esquina. La gente es muy amable y como físicamente podríamos ser perfectamente porteños no damos mucho la nota. Pero en cuanto hablamos, nos miran con simpatía y calidez, nos preguntan de donde venimos, se ponen a charlar fácilmente, nos ayudan. Buenos Aires es absolutamente hospitalaria y se trata al turista con educación y generosidad.
Por doquier, hay carteles que rezan : "el turismo es el motor de nuestra economía" o "aquí, el turista es bien recibido".
Llevamos ya unas cuantas horas pateándonos el centro, las infinitas avenidas y vamos absorbiendo todo lo que nuestros sentidos alcanzan. Es el primer país hispanohablante que visitamos y es graciosísimo enterarse de todo. Los argentinos hacen un uso continuo del lenguaje, lo modifican, lo ornamentan, son maestros de la retórica y es un placer oirles. Todo es léxico y hasta cualquier taxista usa el castellano con brillantez.
Paseando por la avenida Corrientes, el Broadway bonairense, nos hemos topado con decenas de salas de teatro. Aquí hay multiteatros, o sea, multisalas de teatro, como los multicines españoles, con varias funciones a la misma hora... Ya tenenemos entradas para ver esta noche a Cecilia Roth, en la obra "Días contados" (nada que ver con la película española homónima) y otras más para ver mañana "El Método Grönholm", la obra de teatro más premiada del año (2 noches del mejor teatro por tan sólo 10 euros la función en platea)
Para nosotros, aquí, la vida es barata. Un buen trozo de carne cuesta unos 3 euros, en un buen sitio, el metro cuesta 30 cent, el tábaco no llega a un euro, así que no se necesita un presupuesto holgado para poder disfrutar plenamente de la capital argentina. Hay multitud de librerías, cafés, snacks, cines, cibercafés, tiendas de ropa. Es una gran metrópoli y a pesar de sus dimensiones es relativamente abarcable teniendo en cuenta que en el área metropolitana viven cerca de 15 millones de personas.

3 comentarios:

Rober Salas dijo...

Hey, me encanta el blog!

Pasadlo muy bien, majetes...

Un beso from Madrid

Anónimo dijo...

Mis niños, me alegro de que os encante la ciudad, lo sabía! Jo, vais a tener un viaje maravilloso, qué bien. Así que Iberia un asco? Yo pensaba que estaría bien, bueno, todo menos las azafatas, de ellas lo que contáis es lo standard. Os escribo muy rápido porque estoy a punto de irme yo, salgo para el aeropuerto en 20 min pero quería ver antes como estábais. Hablamos más prontito, os quiero tanto, un millón de besos, también de Johan! Carol.

Anónimo dijo...

HOLA CHICOS! QUE ALEGRIA QUE YA ESTAIS DE VACACIONES!PARECIA TAN LEJANO...CUANDO COMENTABAMOS EL VIAJE EN MADRID Y, YA CORRETEAIS Y OS DEJAIS SEDUCIR POR EL OTRO CONTINENTE "ESPAÑOL".
MUCHOS BESOS Y ESTARE AL TANTO DE VUESTRAS IMPRESIONES.